SE ACABA EL PAPEL EN LAS LICITACIONES PÚBLICAS

SE ACABA EL PAPEL EN LAS LICITACIONES.

Esto es lo que parece desprenderse del desarrollo legislativo efectivo que en estos últimos momentos de esta legislatura está llevando a cabo el Gobierno.

Ya en la noticia publicada el pasado miércoles 15, se ponía en conocimiento el funcionamiento del Portal de Compras Centralizadas.

Esto no es sino uno más de los medios que la Administración tiene intención de desarrollar, por la vía normativa y también por la vía de hecho para que las relaciones con la Administración se hagan de forma electrónica.

Traemos un extracto de la exposición de motivos de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, el cual dice:

“…..El desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación también ha venido afectando profundamente a la forma y al contenido de las relaciones de la Administración con los ciudadanos y las empresas…….

……. Sin embargo, en el entorno actual, la tramitación electrónica no puede ser todavía una forma especial de gestión de los procedimientos sino que debe constituir la actuación habitual de las Administraciones. Porque una Administración sin papel basada en un funcionamiento íntegramente electrónico no sólo sirve mejor a los principios de eficacia y eficiencia, al ahorrar costes a ciudadanos y empresas, sino que también refuerza las garantías de los interesados. En efecto, la constancia de documentos y actuaciones en un archivo electrónico facilita el cumplimiento de las obligaciones de transparencia, pues permite ofrecer información puntual, ágil y actualizada a los interesados…..”

Parece claro y evidente por dónde va trazando los caminos la Administración en sus relaciones con los administrados (ciudadanos y empresas), y son estas últimas quienes en un periodo no muy lejano verán afectados sus procesos de licitación, pasando de tener problemas para imprimir una oferta para una licitación a tenerlos en el email porque no “sale” el fichero con esa misma oferta que se habrá que presentar de forma telemática.

Como muestra un botón. El art. 6 de la mencionada Ley 39/2015, obliga a todas las Administraciones (Central, Autonómica y Local) a crear un registro de apoderamientos, el cual tendrá que estar en funcionamiento en el periodo de un año desde la entrada en vigor de la Ley, y aunque actualmente en muchos procedimientos ya no es necesario aportarlo, salvo el adjudicatario, estos también se verán exonerados del mismo trámite una vez lo tengan depositado, registrado y la venidera legislación en materia de contratación lo contemple. Así pues, compulsas, copias autentificadas y demás documentación cotejada, se evitará en un futuro cercano y cierto, con lo que se evitarán costes de tiempo y dinero.

Estas medidas seguro contribuyen a la modernización de las licitaciones haciéndolas más ágiles en la forma, esperemos cambios también en el fondo.

Juan Pedro del Castillo S.

jpc